Este tipo de salsa es especial para preparar pollo a la barbacoa. Se trata de una receta de origen Tailandés, es muy sencilla para preparar y muy original para acompañar tus platos de carnes.
Sus ingredientes los puedes encontrar en cualquier supermecado o tienda habitual de alimentación.
En Tailandia es una salsa muy popular y suele acompañar a muchísimos platos de carnes como alitas de pollo, costillas, albóndigas, entre otros muchos de pescados y mariscos.

Su sabor es dulce, con un toque ácido y ligeramente picante. La original es mucho más picante pero si no estamos acostumbrados a esos sabores podemos sustituir la cantidad de pimiento rojo picante por pimiento rojo normal. Así podemos mantener el color y la esencia pero sí bajar un poco el grado de picantez.

Os animo a que la probéis en casa con vuestros ingredientes naturales y además la combinéis con vuestros sabrosos platos de carnes para dar ese toque oriental y original a vuestras recetas.

Ingredientes:
70 g. de azúcar blanco
100 ml. de vinagre de arroz
1 cucharadita de sal
20 g. (2 pimientos rojo picantes)
10 g. de pimiento rojo normal (opcional para sustituir a un pimiento rojo picante)
2 dientes de ajo
100 ml. de agua

Preparación:
1. Macahamos los dientos de ajos y los pimientos en un mortero durante unos minutos.
2. En un cazo añadimos el agua, el azúcar, el vinagre de arroz, la sal y lo removemos a fuego lento.
3. Añadimos los ajos y los pimientos y lo llevamos a ebullición
4. Apagamos el fuego, dejamos que la salsa se enfrié  y poco a poco se va espensando
y conseguiendo la textura perfecta.
5. La conservamos en un bote de cristal durante varias semanas a la nevera, y la saboreamos y disfrutamos en nuestros platos preferidos.

Guardar