Si tienes una celebración un poco especial en casa y quieres una receta fácil, sencilla pero con un toque original para preparar la pechuga de pollo, …. nosotros te sugerimos pechuga de pollo con miel y mostaza.  Se fusionan sabores y olores entre lo dulce y lo salado, una pizca de exotismo y mucho sabor caracterizan esta receta. Por dentro la carne queda muy jugosa y tierna, en el exterior una capa dorada y crujiente recubre la pechuga.

¿Qué ingredientes lleva?

1 Pechuga de pollo
2 cucharadas de mIel
2 cucharadas de mostaza

¿Cómo lo preparamos?

1. Se mezcla la mostaza y la miel para crear una salsa homógenea y para marinar la carne.
2. Se pinta con la salsa toda la pechuga entera (sin filetear)
3. En una sartén, freimos la pechuga a fuego lento y vamos barnizando varias veces la pechuga con nuestra salsa para que penetre bien de sabor.
4. Serán unos 8-10 minutos para que quede toda la pechuga bien doradita por todos los lados. Y la dejamos reposar.
5. Tras el reposo, fileteamos la pechuga con cortes transverales.

Recomandaciones

– Se puede utilizar esta receta también con pechuga de pavo.
– La salsa queda cubierta por el exterior de la pechuga, el interior no tiene el sabor tan fuerte y podemos servirla para mayores y niños.
– El mejor tipo de mostaza es la de estragón y la de tipo antigua.
– Se puede añadir queso rallado por encima como: parmesano, gouda o cualquier otro tipo de queso dependiendo del gusto del comensal.
– Guarniciones: Unas chalotas fritas o un arroz negro venere cocido son ideales para acompñar este plato.