Es uno de los protagonistas más perseguidos en la temporada venatoria. Su protagonismo durante los meses de otoño e imagen renovada dentro de la gastronomía de autor de restaurantes de nuestro país, hacen de este plato una exquisitez gastronómica que junto a otras carnes de caza, como el ciervo, presiden las cartas más demandadas.

Su carne se caracteriza por tener menos grasa que la del cerdo blanco, una consistencia más dura, por lo que necesita un mayor intervalo de tiempo de cocción pero muy sabrosa y de aroma genuino. La carne de jabalí es rica en hierro y fósforo, con cantidades importantes de magnesio y potasio. Como todas las carnes de caza su aporte vitamínico son las de grupo B. Su carne es comparable a la avestruz, caballo o emú en contenidos grasos.

Su consumo es típico de las zonas de montaña, donde abundan mucho este tipo de animales. Su textura, sabor y color son diferentes a las del cerdo blanco y les da un toque de originalidad a los platos de toda la vida.

¿Cómo se cocina la carne de jabalí?
Si el animal es de tamaño pequeño podemos cocinarlo de la misma
forma que cocinaríamos un cochinillo. Si elegimos hembra podemos optar
por una carne más suave y más tierna. Las partes más blandas podemos
cocinarlas como escalopes y las paletillas podemos utilizarlas en
estofados, asados o guisados. Las partes más jugosas del jabalí son la
cabeza y las paletillas.
Una de las elaboraciones más demandas son el jamón curado de jabalí, de exquisito sabor y con poca grasa.

¿Para acompañar?
Los acompañantes más utilizados son las castañas, bellotas, setas, frutas, mermeladas o frutos del bosque como grosellas, moras o arándanos.
Frutos de temporada y del entorno del animal son nuestros preferidos.
También podemos optar por unas patatas asadas con romero y una pizca de pimientón dulce.

Trucos
Las piezas de caza mayor se recomienda un reposo de varios días en cámara y no consumir recién sacrificadas. Así conseguimos que la carne se ablanda y adquiere un sabor más intenso. Se recomienda marinar las piezas con especias, vino, aceite, vinagre o cítricos para obtener carne más blanda, jugosa y con más sabor.

Guardar