La carne de cerdo es una de las más populares dentro de la cocina mediterránea, tiene un sinfín de recetas, es muy versátil y gusta a todos. Podemos encontrarla de muchas formas como lomo, solomillo, costillas, chuletas… en forma de nuestros sabrosos jamones y embutidos o en productos cocidos como el jamón cocido y el lacón.

PARTES DEL CERDO PARA CONSUMIR
Solomillo
Jamón
Panceta
Paletilla
Cabeza
Orejas
Chuletas
Cintas de lomo
Costillas
Codillo

Nutrición
Tiene proteínas y aumenta considerablemente la masa muscular y el desarrollo de los huesos de los niños.
Potasio: contribuye al mantenimiento de la presión arterial normal
Fósforo: contribuye al mantenimiento de los huesos y los dientes en condiciones normales
Zinc: contribuye a la protección de las células frente al daño oxidativo
Hierro: contribuye al desarrollo cognitivo normal de los niños
Vitamina B1: contribuye al funcionamiento normal del corazón
Vitamina B3: ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga
Vitaminas B6 y B12: contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunitario

Beneficios
Colesterol: El lomo de porcino blanco es ideal por su bajo contenido de grasas y ayuda a manterner los niveles de colesterol.
Diabetes: Los cortes magros sin grasas y a la plancha o al horno son ideales para personas
con problemas de diabetes.
Deportistas: La carne de cerdo magra por su contenido proteico, asegura el suministro de aminoácidos esenciales. Es adecuada para el desgaste físico. Y el potasio contribuye al funcionamiento normal de los músculos.

Consejos
– Consumir la carne más magra
– Cocina a la plancha, parrilla u horno y acompañar de verduras
– Reducir el consumo de aceite y siempre utilizar el aceite de oliva virgen extra
– Reducir el consumo de sal
– Consumir embutidos con menos grasa como el jamón cocido, jamón serrano o embuchado

Guardar