Su carne se caracteriza por tener menos grasa que la del cerdo blanco, una consistencia más dura, por lo que necesita un mayor intervalo de tiempo de cocción pero muy sabrosa y de aroma genuino. La carne de jabalí es rica en hierro y fósforo, con cantidades importantes de magnesio y potasio. Como todas las carnes de caza su aporte vitamínico son las de grupo B. Su carne es comparable a la avestruz, caballo o emú en contenidos grasos.
Su consumo es típico de las zonas de montaña, donde abundan mucho este tipo de animales. Su textura, sabor y color son diferentes a las del cerdo blanco y les da un toque de originalidad a los platos de toda la vida.

¿Cómo se cocina la carne de jabalí?
Si el animal es de tamaño pequeño podemos cocinarlo de la misma
forma que cocinaríamos un cochinillo. Si elegimos hembra podemos optar
por una carne más suave y más tierna. Las partes más blandas podemos
cocinarlas como escalopes y las paletillas podemos utilizarlas en
estofados, asados o guisados. Las partes más jugosas del jabalí son la
cabeza y las paletillas.

Ingredientes:
2 dientes de ajo y un puerro
4 ó 5 patatas especiales para cocer/guisar
3 pimientos choriceros o ñoras
unas cuantas setas o champiñones
especias para carnes de caza
1 vaso de vino tinto

Preparación:
Se cuece el jabalí en la olla rápida con una cebolla entera, una zanahoria y un trozo de puerro. El tiempo de cocción dependerá de la pieza de jabalí, lo gruesa que sea, si es un jabalí más joven o no, en principio, tenerlo 20 minutos.
Una vez bien cocido, se parte en trozos pequeños y se reserva. Por otro lado, en una cazuela amplia se pone una cebolla picada fina, la zanahoria partida en trozos y la patata de guisar partida en trozos más o menos generosos, también los champiñones o setas, se rehoga bien a fuego bajo y se le va añadiendo caldo de cocer al jabalí, según se va cocinando se añade la carne del pimiento, el vino tinto en pequeñas dosis, las especias de caza. Se deja cocer durante un buen rato, incorporando según vaya necesitando el líquido, bien el vino, bien el caldo de cocer el jabalí, también se incorpora la cebolla y la zanahoria previamente cocida con el jabalí (pasada por el pasapurés, para engordar el caldo un poquito). Unos 20 minutos antes de finalizar el guiso, se incorporan los trozos de jabalí, con cuidado, removiendo suavemente para no chafar las patatas y demás ingredientes.

Guardar

Guardar

Guardar