El entrecot ideal a la plancha

El entrecot de ternera Gallega es una carne muy deliciosa y sabrosa. Es única en el mundo. Su sabor, su aroma y su tacto la convierten en una maravilla y es una gran suerte poder contar con este producto en nuestras casas. Desde Pare Pere Carns os recomendamos nuestro entrecot de 300 gr. especial para plancha. A continuación os vamos a contar algún consejo para lograr el cocinado perfecto, toma nota y ¡Buen provecho!

¿De dónde procecede la carne del entrecot?

Procede de la zona del lomo, del alto o del bajo. Es una palabra francesa que significa entre (entre) y côte (costilla) y como su nombre indica, se refiere a la carne que queda entre las costillas. Es una pieza grande, con mucha grasa infiltrada por lo que es muy jugosa.
Su color es rosado en el caso de la ternera, y rojo en el caso de la vaca y el buey.


Tiempos de cocción

El tiempo de cocción es muy personal para cada uno y depende del gusto.
Poco hecho: 1 minuto por cada lado. (interior a 55º)
Punto menos: 2 minutos por cada lado (interior a 63º)
Punto: 3 minutos por cada lado (interior entre 68 y 70 º)
Punto más: 4 minutos por cada lado (interior entre 72º)

Trucos para un buen cocinado

  1. La calidad de la carne es la prioridad número 1. Así que, en Pare Pere carns somos pioneros en calidad y corte profesional de cada
    pieza.
  2. Atemperar la carne. Nunca debemos cocinar la carne directamente de la nevera, lo ideal es dejarla algunos minutos fuera para que
    se atempere con el ambiente.
  3. La plancha. Una buena plancha de aluminio o de aluminio fundido es perfecta. Debe estar muy caliente para empezar con el
    cocinado, tiene que ser del mismo tamaño que el entrecot y rociarla un poco con aceite de oliva.
    Si la carne tiene bastante grasa, la podemos utilizar para untar la plancha en vez del aceite de oliva.
  4. La sal. ¿Cuando se añade la sal al entrecot? Pues bien, esta pregunta tiene mucho de leyendas urbanas. Si añadimos la sal un buen
    rato antes sí que pierde más sus jugos, su agua y por lo tanto pierde su sabor. Pero si la echamos justo antes de cocinarla no pasa nada,
    lo ideal y nosotros lo aconsejamos es echar la sal de escamas una vez esté cocinada la carne. La sal de escamas es perfecta
    porque la carne se recoge la cantidad necesaria y apta que necesita, en cambio, si añadimos sal normal podemos añadir más sal de
    la que sí permite la pieza.
  5. Usar pinzas para darle la vuelta y no un tenedor que pinche. No dar más que dos vueltas a la carne, una por cada lado. El filete no
    se debe mover muchas veces.
  6. Dejar reposar 5 minutos la carne después de su cocinado.

Guarniciones

Nuestra guarnición favorita son las patatas, podemos elegir unas asadas al estilo de Jamie Oliver, fritas, al horno, rellenas, tipo bravas o
con guisado también son especiales. Las panaderas también nos encantan!
Se pueden acompañar de nuestro tradicional “aspencat”, que es una mezcla de pimiento rojo, pimineto verde y berenjena al horno.

La tabla de trinchar

La tabla. A la hora de cortar el entrecot y antes de emplatar debemos tener una tabla de madera. El mercado tiene muchos modelos para elegir,
pero nosotros nos decidimos siempre por una tabla de madera sencilla, en el medio de la tabla una superficie tachonada para evitar que la pieza se mueva y alrededor una hendidura o canal que se ocupará de recoger los jugos que suelte la carne desde el mismo momento en el que se coloca sobre la tabla para reposar.

Material necesario: Siempre se utilizará un tenedor especial para trinchar sin hacer demasiada presión en la carne durante el momento de cortar y un cuchillo afilado. Los cortes deben ser transversales perpendicularmente al sentido de las fibras musculares. Y el grosor dependerá de cada gusto del comensal.