La carne de cordero, tradiciones de la península ibérica. ¿Sabías que este tipo de cane tiene unas raices muy marcadas como tipo de cocinado desde hace más de 4800 años A.C.? ¿Y además llegaron desde Italia y Sicilia? Los corderos, las ovejas y otros animales empezaron a ser domesticados, se desarrollaron nuevas técnicas y sobresalieron como pastores.
Cuando los romanos tomaron la Península Ibérica impulsaron la agricultura y fueron los primeros en  apreciar la sabrosa carne de cordero.

La carne de cordero es una delicia dentro de nuestra gastronomía nacional, con un sabor inconfundible, una carne sostenible y natural. Destaca su gran versatilidad a la hora de preparar numerosas recetas. Su alta calidad permite una preparación sencilla con un resultado espectacular.

Es una de las carnes que más gustan, sobre todo para preparar una pierna o paletilla al horno
con su ración de patatas, un guiso caliente o unas chuletas a la barbacoa. Por eso, no es de estrañar
que es encuentre siempre en la mesa cuando tenemos que celebrar un gran festín en fechas señaladas.

Características, ¿cómo es la carne de cordero?

Su color va de rosa a rosa pálido. Tiene una maravillosa textura, tierna y jugosa. El aroma y jugosidad como  consecuencia de una perfecta distribución de la grasa, es perfecta. El cordero se puede clasificar según: edad, peso y raza. Según estos factores podemos encontrar tres tipos: cordero lechal, cordero recental y cordero pascual.

Cordero lechal: Es el cordero que se ha alimentado exclusivamente de leche materna hasta los 45 días. Su sabor es suave y no tan intenso, su textura al paladar única.
Cordero recental: Se le considera “ El hermano mayor del lechal”. Los primeros 45 días
es alimentado de leche materna y después se complementa con pastos, rastrojos, hierbas, paja o
cereales. Es en este tipo de cordero donde podemos apreciar mejor las características originales de la carne como su sabor y textura.
Cordero Pascual o Mayor: Es la generación más veterana dentro de esta clasificación, el animal ya tienemás de 100 días y su peso también es mayor. Es el más consumido a nivel mundial y destaca por su intensidad y aroma.

Despiece

Chuletas: De palo o riñonada, a la parrilla, a la brasa… las chuletas de cordero son sabrosas y especiales y todo el mundo lo sabe. Su sabor y tendreza las convierten en uno de los platos más demandados
Pierna: La pierna de cordero es uno de nuestros platos estrella. Es un pieza (parte trasera)
muy sabrosa y apetitosa. Contiene más carne magra que las paletillas, se puede consumir en filetes,
en chuletas, rellena, para guisar o nuestra preferida, al horno. La pierna al horno es un plato
tradicional con una carne extra tierna con guarnición de verduras y patatas, queda
perfectamente crujiente, doradita por fuera y tierna por dentro.
Paletilla: Es una de las partes más jugosas. Es ideal para asar. Se puede trocear para cocinar un guiso o hacer caldereta.