La carrillada o carrillera es un corte de la carne de cerdo que se obtiene de las partes grasas que se encuentran a ambos lados de la cara. Se consideran casquería y es una carne jugosa y sabrosa que, debido a su alto contenido en colágeno, requiere una cocción lenta y prolongada.

La forma ideal para cocinarla es guisada o estofada a fuego lento, la carrillera se convierte en una carne extra tierna y cualquier salsa a base de vino y verduras la acompañan a la perfección.

Desde Pare Pere carns os sugerimos esta receta con vino de Oporto de nuestro país vecino y acompañada sutilmente de miel.

Ingredientes: (para cuatro personas)

800 gr. de carrilleras ibéricas
1 cebolla grande
Cebollitas o charlotas
1 pimiento rojo
2 zanahorias
250 gramos de calabaza
Ajo, tomillo, romero aceite de oliva virgen extra, pimienta y sal , laurel
2 cucharadas soperas de miel
250 ml. de vino oporto dulce
250 ml. de caldo de carne
Harina de trigo

Elaboración

  1. Meter en el mortero los siguientes ingredientes: tomillo, romero, ajo, miel, un poco de vino de oporto, sal y pimienta y después procedemos a machacar minuciosamente.
  2. Con el majado, untar las carrilladas y dejar reposar durante un mínimo de 1h. para que macere, cuanto más se deje el plato en esta situación de relax, más sabor tendrá la carne.
  3. Pasado este tiempo enharinamos las piezas para sellarlas posteriormente en la sartén,
    a fuego fuerte y aceite.
  4. Procedemos a picar la cebolla, la zanahoria y la calabaza, podemos utilizar el mismo aceite que se ha usado para sellar las carrilladas.
  5. Una vez que la verdura esté pochada colocamos las carrilladas, el oporto, el caldo y por último el laurel. Dejamos a fuego lento todo hasta que el líquido se reduzca aproximadamente un 40% (aproximadamente 45 minutos).