Llegan las bajas temperaturas y el frío de las estaciones de otoño e invierno y con ello llegan los resfriados, las gripes … y para esos días ¿qué mejor dieta que un buen caldo de carne? O también para las personas que les encanta comer de caliente y con cuchara, para estómagos que requieren de vez en cuando un caldito para sentirse mejor o para los más peques de la casa les resulta ideal con pasta de colores y formas.

Los caldos de carne son extractos de las sustancias sabrosas de la carne y de su gelatina procedente de la disolución del tejido y de los huesos aportando sabor y cuerpo, los ingredientes principales para obtener una buen caldo.

La carne nos da el sabor y la complementa la gelatina de los huesos, una combinación perfecta de ambas partes. Las piezas para elaborar un caldo suelen ser las más económicas, entre las más recomendadas suelen ser el morcillo, la falda, el osobucco, que también podemos utilizar para elaborar un buen guiso porque su sabor es espectacular. Os recomiendo que utilicéis huesos, aportan sabor, cuerpo y sustancia, los del cocido son una buena opción. Y entre nuestros favoritos están la rodilla de ternera, los de caña, los de jamón y los de espinazo de cerdo.

Si estás resfriado o con gripe
El caldo ideal cuando estás con un buen resfriado es el de pollo, tiene muchas propiedades que son beneficiosas para la gripe. Refuerza el sistema inmmune y aumenta las defensas.
Controla la actividad de los neutrófilos, que aparecen grandes cantidades cuando una persona está enferma o tiene dificultades respiratorias. Influencia curativa en el intestino. Es un caldo muy suave y facilita la digestiión. Ayudan de forma muy positiva, gracias a sus beneficios antiinflamatorios.

Receta para elaborar un caldo casero
1. Remojar los huesos en agua para eliminar los restos de sangre.
2. Añadir agua fría en una cacerola, unos 2 litros por 1 kilo de carne.
3. A continuación añadir la carne y los huesos a la cacerola.
4. Cuando el agua empiece a hervir, se bajará la temperatura del fuego
hasta el mínimo.
5. Cocer durante unas dos horas, retirar la espuma de la superficie.
6. Añadir verduras ( zanahoria, apio, patata, cebolla…) y cocer durante 30 minutos más.

Trucos.
– Una vez el caldo se enfría, se puede guardar en el frigorífico durante varios días.
Y en el congelador en frascos aguantará hasta 4 meses.
beef-897977_1920